8 de diciembre de 2016

ASUMO.

Asumo. Cuando los mundos chocan en mis ojos que se derriten con las linternas del tiempo en que naufrago clandestino de mi pasado y mis límites soberanos, tu respiración declara la guerra a mi soledad. Estas noches incontables solo respira tu cuerpo que ya es imposible des-dibujarlo en esta cuna secreta en donde los fantasmas del miedo abandonan mis rincones. Rincones abandonados por los cuervos que trituraban mis ojos en otras noches que me cobijaba en postes de frio, hambruna de sueños valorados por falta de piececitos que estrangulen el paso sin destino, aquellos que guían mi linterna que andaba extraviada buscando orillas a modo de faro enfurecido. Anda suelto el destierro de mi existencia triste y no sabe dónde anidar. Gritos de océanos que mendigué hace años, cuando el cuerpo me colgaba solo de mi vida, años que dejaron nudos en gargantas y cortes de escalofríos y esqueletos litigantes. Tengo la consigna del cielo de mi lado y bando ambiguo con sus compañías fantasmales, oscuros secretos deambulantes entre mis sabanas cuando danzan mis derrotas con mis heridas que asumo al mirar mis llagas. Asumo mi abandono a la soledad sublime del cuerpo que nunca fue creador de orgasmos de vida, el de la mirada rota entre ángeles de olvido y dudas. Asumo tu presencia eterna y tu delirante duda, a modo de infinito oscuro y sin ruta, desafío histórico de los aventureros que construyen su horizonte. Anda suelto el futuro en mis ojos ensangrentados de pasado, amando volver hermenéutico a su razón dependiente de sueños. Hoy escupo algunas caras con fracaso , como cruces que mendigan actos miserables renovados con egoísmos, ni navidades oscuras con sus pinos de sangre tal como los diamantes de secretos maldito de imperialismos miserables, miserables desde la orilla humana que huele a orina sangrienta en el patrimonio mundial de tanta literatura bastarda. Asumo hoy tu presencia como antes asumí mi vacío de nubes y nostalgias, Asumo mis cordilleras y objetos que iluminan mi cielo imposible de explicar. Asumo la respiración ronca en noches cansadas de nuestra rutina maldita con ángeles de aceros.

30 de junio de 2016

Memorias. Restituir realiad.

Tengo recuerdos que dispararan estrellas fugases fuera del universo que estructura la vida de fantasías invisibles sedientitas de licores rotos desparramados en noches que deambulan bajo refugios de acero, a manera de almas escupiendo cruces castigadas con coronas dolorosas de injusticias que organiza un mundo oscuro, recordándonos la miserable existencia de las matemáticas satánicas y estadísticas con sus mordeduras de realidad. Soy dueño de sus lágrimas desechadas con las cuales riego el dolor humano que explota cada miserable mañana en mi cara desfigurada por la rutina que busco conectar a mi lógica insertada a modo de programa televisivo, arrodillado ante la prostitución de este lugar llamado hogar, donde banderas son bailarinas que mendigan limosnas de fantasmas sin la coherencia lógica de quien escupe y llora sangre cada día bastado, buscando el sentido para continuar un camino olvidado por las luces de los faros guiando su rumbo incierto. Tengo en mis manos la carga histórica de la histeria colectiva de quienes abrigan a sus duendes mitológicos con mantas de una castilla patética, existente solo en sus relatos bastardos y vacíos que despojan a mi realidad miserable, a modo de verdugos cortando arboles eternos de mi paisaje abrigador de lunas llenas de luz y energías irreales como el pan que abriga mi infancia dentro de la armadura armada con la desconfianza adquirida bajo mi propio repudio. Tengo el repudio des humanizados de la vida castigada con sus cóleras vestidas con sus túnicas derramadas con tinta sangre.

3 de junio de 2016

Esta noche lluviosa de mierda.

Esta noche que llora como la historia de la humanidad gastada del arrastrarse para mantener su condición de viva, desapareciendo de nuestra conciencia que se emborracha como puta furiosa en negras calles olvidadas por todos los dioses malditos y miserables que no existen en el hambre sanguinario de los infantes del tiempo perdido a modo de llaves olvidadas al fondo de la copa cargada de vino misterioso. Me asechan las oscuras calles hambrientas por arrancarme la existencia de mi cuerpo parecido a maleta misteriosa que viaja en las manos del vagabundo sin sentido, sin rumbo ni tiempo del cual aferrarse en el extravío eterno de su rumbo inexistente, a la deriva de lo cotidiano y caminando a modo de sonámbulo de las tristezas y nostalgias cargadas de historias, vidas, y seres galácticos que construyen asi su condición de abandono. Esta noche que llora aun piensa en sus lunas de antaño, aquellas que nos abrigaron y cobijaron a modo de niño asustado envuelto en su propio cuerpo y sueños malditos, creados por los soñadores con boinas y bigotes satánicos y seguidores del sin sentido, amasadores de panes y vidas castigadas con el pasado inventado con relatos parecidos a ese libro que escupe historias irreales de fatigadas mentes invisible ante la lógica que desaparece en la fe humana civilizada con oro maldito.

12 de mayo de 2016

A mi paisaje amado. Mi cielo y lago del fin del mundo.. (Chiloe resiste)

Espejos de años abrigados con amasados panes y cielos de misericordia ante la vulnerabilidad precaria de quien carga al hombro su mochila llena de vida y risas y mas risas alegres esperadas desde un año maldito lleno de egoísmo en la cuidad putrefacta del sin sentido, esperando mi bosque y el lago mistico y misterioso al fin del mundo donde duendes y personajes danzan con nuestra fantasia inventada a forma de escape de una rutina maldita, esperando mi estrella en ese sitio donde expongo mi horizontalidad con la historia de la evolución con la que juego y pataleo en ese lago que busca el final de la vida. Hoy mis letras son mas negras que antes, mi paisaje desaparece y desde esta ciudad camuflada en la rutina expongo una lagrima maldita y negra por mi alma que busca como escapar a mi paisaje amado, aquel que varios años limpia mi alma a modo de técnica revisión y cambios de aceites que son vino sagrado junto al curanto que hoy es veneno maldito de nuestro maldito sin sentido. Descuartizo ancias milenarias cargadas con las Adas del bosque que alumbran el camino en la oscuridad de explorar y asumir lo miserable de nuestras vidas, ganas milenarias de descuartizar a quienes buscan exterminar mi curanto y nalcas cargadas con la historia milenaria de hombres que no son entendidios desde lo céntrico de un poder siniestro coludido con la irracionalidad de quien abandona su sentido de vida y carga sus armas como cargando billeteras que solo escupen a su cara. Los Invunches comienzan a trabajar en los sueños de quienes el bosque nos ha abrazado con sus alerces y barbas de viejos, seguimos los pasos de quienes abren sus brazos cuando la evolución se contradice frente a nuetros ojos con lunas gigantes y fuegos cargados de respeto. Hijos de la mitología, acudimos al llamado histérico que los seres fantasiosos de la rutina de una isla nos alumbra cada dia al despertar y nos grita la invitación para sanarnos. Chiloe resiste Chiloe vive en nuestra cotidianidad. Lago del fin del mundo, escapare a defender tu claridad.

12 de enero de 2016

Bajo el recuerdo. Tu buitre de antaño.

Soy la amenaza constante entre las brumas cargadas de culpas y escupitajos sociales a quien no busca sus razones sin razonamientos, incapaz de convencer a su propia sombra del por qué su cabello danzando entre las nubes, quien su alma no suelta por caprichos de artista sin bigotes que exponer a su mundo, mundo cansando, soñoliento de ansias y colgando en anclas que la realidad nos tira en cada camino. Como luciérnaga hoy me empajé de tu vestimenta cubierta de algodones y fibrosas como carne de mutilado en desiertos parecidos a tu paraíso inescrupuloso, con las ansias asesinas de quien inunda el mundo por caprichos. Está seca la garganta miserable de ha quienes escupiste miserablemente sobre las vidas sedientas de aguas dulces, como el faro que manejaban mis ancestros en medio de batallas y angustias religiosas como cuando aniquilaron las palabras… Soy el amanecer sin consignas, hombre voluntad de los sin comidas, amigos de vagabundos entregando consignas que la economía los despezará en una historia maldita, resignado ante la batalla de mi nostálgica rendición, pues aun escupo sus caprichos de historias sin que reconozcan la histeria DE los mios.. Escupo cruces cuando ustedes las cargan, bajo el silencioso rumor que quienes a poderoso ataca, mis llantos no existen en una neblina, son mas que todos tierras sagradas… donde mis pasos caminan. Alumbrarme. Mi pacha amada, guíame… Andacoyo camuflado. Tus luces y tus negros paisajes.. no escondas lo que de ciudades trae. Aca estoy, Volando junto a ud.

23 de octubre de 2015

Resistencia al discurso.

Camuflo sueños sobre experiencias vacías de momentos decorados con vicios a manera de árbol navideño recodado en secuencias de deseos sedientos e individualismos, así es como descuartizo aves mensajeras de guerras inútilmente acariciadas por sacerdotes violadores de futuros y cruces en hostigamientos morales dentro del el siglo perteneciente a los ángeles suicidas del tiempo olvidado por religiones absurdas y sin destino. Camuflo sueños y descubro recuerdos que tiritaron con el intento invasivo de la porfía satánica con razones ausentes de lógica desde el propio origen de su existencia oscura y silenciosa, así es como recorro el mundo reducido a la mirada perdida al fondo del horizonte confundido mil veces con el fin del mundo, con la distancia impenetrable como cuevas habitadas por personajes de años lejanos como resplandores de estrellas muertas lejos en el cosmos y universos fatigados con mis pasos. Camuflo el extravío de mis pisadas en el desierto de mi trascendencia despoblada de proyecciones constructivos de futuros esplendores, decorado con corbatas de hipocresías, pierdo mis zapatos cada luna llena que refleja episodios enterrados bajos nalcas y curantos dentro de hoyos y alcoholes extasiados con lenguas que desatan paisajes poéticos a modo del relato pictórico del surrealismo parecido al “Perro andaluz” que resiste el olvido. Hago visible el cuervo que abandonó a Alan Poe cuando su picoteo se transformó en rutina, adoptándolo y cobijándolo a manera de niña perdida al fondo de las brumas semejantes a las llaves que abrían ciertas puertas muchos siglos clausuradas por la fatiga causada con tanto paso abandonado a la suerte del tiempo y la poesía existencialista de quien no dirige su rumbo. Caminos cansados veo, fatigados con el deambular metafísico de energías podridas con historias podridas por seres que pastorean moscas miserables a manera de corderos celestiales cargados con la sabiduría bíblica de relatos de antaño, hundiendo vidas y futuros, ametrallados con actos autorreferenciales del heroísmo absurdo de quien solo salva su discurso podrido con fracasos no asumidos. Expongo clavos, millones de clavos que arman la crucifixión planeada por los creadores del abandono, crucifixión con su horizonte resulto desde que las gargantas dejaron su consigna religiosa bajo la institucionalidad satánica del sin sentido, aquel mismo que confundió nuestros pasos.

21 de junio de 2015

Padre nuestro

Al señor crucificado debo aclararle que el honor del cansancio y el hambre le corresponde a los coronados con la infamia del futuro endeudado y miserable que no reconoció Ud. Auto coronado rey a manera de general golpista. Comprenda que su corona de espinas es menos dolorosa que la corona de deudas y humillaciones de las putas que respiran este aire impuro como las almas de tus embajadores con manos y puestos cargados de sangre, sangre y traiciones de muertos que aún no se encuentran clasificados como tales. Debe saber que la honra borracha le corresponde solo a la dignidad del poeta y artistas que lustran las botas cargadas de la visión limosnera del Estado que nos confunde con sus discursos de patrones piadosos como Ud. con sus apóstoles a manera de abandonados seguidores de la idea desaparecida de la utopía que nos dejaste como tarea con las manos desarmadas. Padre nuestro que estas en los cielos, rescátanos y deja tu reino, busca a los cadáveres guachos que son tus espinas en la cabeza que debe atormentarte por tu discapacidad paterna. Padre de otros hijos, no a los que dejaste solo el pagar tributo, abandona a mis seres adormecidos con tus promesas falsas como abrazos y teletones degradantes a la condición humana. Patrón nuestro que estas con tu langosta de burlas al hambre de tus sirvientes, no ofrezcas tu reino a quienes con harapos viven.